Estados Unidos y México Deben Suspender Discusiones sobre el Bloqueo del Ingreso de Solicitantes de Asilo a EEUU

México Debe Evitar Complicidad en Abusos de Derechos Humanos

AP Image - U.S. Customs and Border Protection Special Response Team officer - Tijuana, Mexico .jpg
 

Refugees International (RI) insta a los gobiernos de México y Estados Unidos a suspender cualquier discusión sobre un acuerdo que obligaría a los solicitantes de asilo a quedarse en México en espera de una determinación de su solicitud de asilo en EEUU.

Eric Schwartz, presidente de RI, dijo:

La administración de Trump esta pidiendo que el gobierno de México facilite y apoye políticas abusivas que harán daño a los individuos que huyen de persecución. El acuerdo propuesto va en contra de las políticas y leyes internacionales de refugiados a los que los Estados Unidos y México han estado comprometidos desde hace mucho tiempo.

Los Estados Unidos no deberían intimidar a México para que haga esto.

Aunque México debe ciertamente comprometerse a la cooperación y negociaciones responsables con los Estados Unidos a cerca de temas de migración regional, su gobierno debe negarse a apoyar propuestas de los EEUU que abusen los derechos humanos.

México ya acoge miles de centromericanos solicitando refugio, y su capacidad para proporcionar asilo a esta población ya esta sufriendo grandes presiones. Aunque los Estados Unidos debe apoyar al fortalecimiento de la capacidad de México para procesar centroamericanos solicitando asilo en México, es inaceptable que la administración de Trump agrave tremendamente el reto del gobierno mexicano al obligar a solicitantes de asilo en puertos de entrada de EEUU a regresar a México. Este enfoque crea aún más incertidumbre y miedo para los solicitantes de asilo y les pone en peligro de abuso a manos de elementos criminales. Entra en conflicto con compromisos de los Estados Unidos en virtud con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados y su Protocolo y viola leyes de asilo de EEUU.

El enfoque propuesto es aun mas preocupante en vista de practicas recientes de la administración de Trump diseñadas para cortar las opciones de asilo en la frontera Sur de los Estados Unidos. Estas prácticas han incluido 1) decirles a los solicitantes de asilo en puertos de entrada de EEUU que no pueden solicitar asilo, o simplemente negarles ingreso y decirles que regresen en otro momento; 2) procesar criminalmente a solicitantes de asilo en violación con compromisos internacionales de EEUU; 3) tratar de eliminar bases de asilo establecidos hace mucho tiempo; 4) presionar solicitantes de asilo bajo custodia en los Estados Unidos a “auto-deportarse,” entre muchas otras medidas.

Como se puede ver en varias de las publicaciones recientes de Refugees International, incluyendo Memorándum al Presidente sobre la Caravana Migrante, Denegando Asilo en la Frontera entre México y USA  y Vidas en Riesgo: Fallas en las Medidas de Protección que Afectan a Hondureños y Salvadoreños Deportados de Estados Unidos y México, los temas de asilo en la frontera entre EEUU y México representan un reto político que se puede solucionar con intervenciones efectivas y humanas.